Saturday, April 1, 2023
El periódico de México líder en noticias


Dejó de buscar a su hija por amenazas del crimen

América Yazmín salió de trabajar el 12 de agosto de 2014 y ya no se supo de ella; su madre ha sido amedrentada, pero confía en que aún está con vida

By , in Estados , at mayo 1, 2022 Etiquetas: ,

Uruapan, Michoacán.- América Yazmín Paleo Ángel, tenía 26 años de edad cuando fue vista por última vez al salir de su trabajo en un centro nocturno de la ciudad de Morelia, Michoacán. Junto con ella, otras tres jóvenes más desaparecieron el mismo día.

América Yolanda Ángel Magallanes, madre de la joven, contó a EL UNIVERSAL que su hija dejó la preparatoria, cuando se fue a vivir a los 16 años de edad con un sujeto violento.

Era demasiado sentimental. Cargaba una tristeza horrible, porque su pareja la golpeaba con saña. El tipo le daba una vida indignante”, cuenta Yolanda.

También lee: Investigan a involucrados en búsqueda de Debanhi

Recuerda que a partir de esa etapa de su vida, su hija lloraba por cualquier cosa y aunque a veces intentaba disimular con una sonrisa, no lograba ocultar su tristeza.

Enfatiza que América Yazmín pese a todo el dolor que arrastraba, siempre estaba al tanto de sus hijos, a quienes amaba sin límites.

Yolanda platica que esa necesidad de darle lo mejor a sus hijos y comprarles una casa, llevó a su hija a trabajar de noche en un centro nocturno como bailarina.

La noche del 12 de agosto del 2014 América Yazmín, en ese entonces de 26 años de edad, salió de su trabajo y ya no se supo más de su paradero. Yolanda relata que al ver que su hija no se reportaba a su casa, se dio a la tarea de buscarla en distintos sitios, sin conseguir que alguien le pudiera dar razón de ella.

Recuerda que tres días después, el 15 de agosto de ese año, las madres de tres jóvenes más, empleadas de ese mismo centro nocturno tocaron la puerta de su casa. Me dijeron que junto con América, habían desaparecido también las hijas de las señoras que fueron a buscarme. Entonces, ese día presenté la denuncia”, dice.

También te puede interesar  Samuel García confirma que fuga de agua en presa El Cuchillo quedó reparada

Y ya de ahí en adelante, me ves en marchas, buscándola y en cada rincón peregrinando con una fotografía de mi hija, con el pensamiento de que está viva”, agrega.

Yolanda enfatiza que desde entonces, también se ha hecho cargo de sacar adelante a los hijos de América, una niña que tenía 7 años de edad y un niño de 5.

A pesar de que he buscado a las autoridades, nunca he recibido un apoyo legal o económico; mucho menos de la antes Procuraduría, para buscar a mi hija”, recrimina.

Durante la búsqueda que ha realizado con medios propios, Yolanda obtuvo datos de que su hija era víctima de una red de trata de personas. Esa red, era controlada por gente relacionada al crimen organizado, de los cuales solo pudo conocer algunos apodos, entre ellos, el de un tal Querreque”.

Lo que sé es que es gente de la mafia; es gente mañosa la que se las llevó y tengo entendido que a dos de las otras chicas que se llevaron, las deshicieron en ácido”, revela.

Y me dicen que parece que a mi hija y a otra chica de Río Gordo de acá también de Uruapan, no les hicieron nada, pero las traen en la trata de blancas”, expuso Yolanda.

Sostiene que las búsquedas de su hija las hizo sola, con recursos propios, porque la Procuraduría de Michoacán, se negó en todo momento a hacerlo.

Y lo más triste es que te sientes frustrada, porque las autoridades no hacen algo por la gente y eso es lo más triste”, denuncia.

Yolanda recuerda muy bien que el Ministerio Público la hacía, junto con las mamás de las otras víctimas, trasladarse de Uruapan hasta Morelia. Cuenta que los propios comandantes de la Policía Ministerial les decían que no iban a salir a la búsqueda, porque no se mandaban solos y no tenían instrucción de su superior.

También te puede interesar  Asesinan a balazos al diputado local de Colima Roberto Chapula de la Mora

En su peregrinar y con la esperanza de encontrar a su hija, Yolanda recorrió varios municipios de Michoacán y varias ciudades del país, hasta que algo grave pasó. Narra que en una ocasión, unas amigas de su hija le dijeron que América había sido vista en Apatzingán, por lo que no dudó en trasladarse.

También lee: Familia de Yolanda teme que se pierda evidencia

Acepta que creció la esperanza de recuperar a su hija, pero se vio obligada a abandonar la búsqueda en ese lugar de Tierra Caliente, al recibir amenazas del crimen organizado.

Yo dejé de buscarla hace tres años, porque ahí me amenazaron en Apatzingán y yo entendí que si me amenazaron, es porque mi hija está viva y ellos la tienen”.

Pero la tiene gente muy mala; gente muy sanguinaria. Entonces, yo le paré y ahora lo que hago es movilizarme por medio de un colectivo, pero ya no salgo a buscarla”, dijo.

Al ser ignorada por la ahora extinta PGJE de Michoacán, Yolanda denunció la desaparición de su hija ante la Procuraduría General de la República. De esa investigación, tampoco hubo avances o resultados, pues también fue ignorada.

A todo eso, se sumó que a los tres meses de que América desapareció, su padre abandonó a Yolanda y se dijo en desacuerdo y con miedo de continuar la búsqueda.

Así que Yolanda asumió por completo la tarea de la búsqueda de América, sin apoyo de su esposo, ni de autoridades y por el contrario, con el asedio criminal encima.

Yolanda aún conserva los envejecidos documentos de las denuncias presentadas y cada momento vivido al lado de su hija, desde que estaba en su vientre, expresa con dolor.

Y con ello, la esperanza de volver a ver a mi hija, abrazarla y recordarle cuánto la amo, porque te repito, que para mí, mi hija sigue viva”, sostiene Yolanda.

Además de estar con sus hijos, a América, originaria de la ciudad de Uruapan, le gustaba mucho el mole y las corundas que su mamá le preparaba. Le gustaba salir a pasear con su familia y también gustaba de la música y principalmente escuchaba banda.

También te puede interesar  Añorando el aeropuerto de Texcoco

También le gustaba bailar, aunque reconocía que tenía dos pies izquierdos, como en una de las más lindas anécdotas que viví con mi hija”, señala con nostalgia Yolanda.

Platica que América estaba en la primaria y los docentes organizaron una kermés en la que hubo un concurso de baile y se aventó a participar, pero no sabía bailar.

De eso me acuerdo mucho, porque mi hija participó, pero con dos pies izquierdos y fue a la primera que eliminaron, pero no le importó, porque asumió el reto y estaba feliz”.

Para Yolanda, América era una excelente hija, una muy buena madre para sus hijos que ya tienen 12 y 15 años de edad, además de ser muy solidaria y hogareña”, describe.

En este momento, la víctima tiene 34 años de edad, porque su madre Yolanda, está segura que su hija sigue viva y así será hasta encontrarla.

Aunque es muy doloroso no tenerla conmigo, sé que mi hija está viva y solo le pido a Dios que la cuide y que no me la tenga en un infierno, porque América ya sufrió mucho”.

América Yazmín Paleo nació el 5 de octubre de 1988. Tiene 1.67 metros de estatura; es de tez morena clara; tiene ojos grandes café oscuro y cabello lacio castaño oscuro.

Como señas particulares, también tiene un tatuaje en la mano derecha con los nombres de Kenet y Valery”, así como una cicatriz en el abdomen que se tiñe de rojo.

¡Ayúdale a regresar a casa!”, dice la ficha de desaparición con número de registro 356/EXT/2015 emitida por la entonces Procuraduría General de la República.

Comments