Sunday, November 27, 2022
El periódico de México líder en noticias


Las dudas sobre Neom, el gigaproyecto ecológico que Arabia Saudita planea construir en medio del desierto

Uno de los mayores productores de petróleo del mundo dice que se está inclinando hacia la energía verde. Pero ¿estará la realidad a la altura de la retórica?

By , in Internacional , at abril 17, 2022


Un anuncio de Neom promete que la ciudad será como un parque de diversiones.

El centro industrial flotante Oxagon es solo uno de los componentes planificados de Neom.

Una imagen satelital de una plaza del proyecto Neom en el desierto.

Material publicitario imagina un invernadero para dar de comer a Neom.

El material publicitario sugiere que un mar de paneles solares proporcionará energía inagotable.

Humo sale de una planta desalinizadora de agua de mar en Arabia Saudita.

Abdul Rahim al Huwaiti publicó videos en línea diciendo que esperaba que lo mataran.

Una imagen de satélite muestra que se ha construido parte de Neom, incluido un campo de golf y un helipuerto.

Una instalación petrolera en el puerto de Jubail, en el noreste del Golfo de Arabia Saudita.

Un anuncio de Neom promete que la ciudad será como un parque de diversiones.

Playas que brillan en la oscuridad. Miles de millones de árboles plantados en un país dominado por el desierto. Trenes que levitan. Una luna falsa. Una ciudad libre de automóviles y de carbono construida en línea recta a lo largo de 170 kilómetros en el desierto.

Estos son algunos de los planes para Neom, una ciudad ecológica futurista que es parte del plan de Arabia Saudita para volverse verde. Pero ¿será demasiado bueno para ser verdad?

Se publicita como un modelo para el mañana en el que la humanidad progresa sin comprometer la salud del planeta.

Es un proyecto de US$500.000 millones, parte del plan Vision 2030 de Arabia Saudita para alejar al país del petróleo, la industria que lo hizo rico.

Cubriendo un área total de más de 26.500 kilómetros cuadrados, más grande que Kuwait o Israel, los desarrolladores afirman que Neom existirá completamente fuera de los límites del actual sistema judicial saudita, tendrá un sistema legal autónomo que será elaborado por los inversores.

Final de Quizás también te interese

Ali Shihabi, un exbanquero que ahora forma parte del consejo asesor de Neom, dice que el megaterritorio incluirá una ciudad de 170 km de largo, llamada The Line, que se extenderá en línea recta a través del desierto.

Si eso suena poco probable, Shihabi explica que se construirá en etapas, bloque por bloque.

La gente dice que este es un proyecto loco que costará miles de millones, pero se construirá módulo por módulo, de manera que satisfaga la demanda, dice.

Al igual que las supermanzanas libres de tráfico de Barcelona, ​​explica que cada plaza será autosuficiente y contará con servicios como tiendas y escuelas, de modo que cualquier cosa que la gente necesite estará a cinco minutos a pie o en bicicleta.

Cuando se complete, el viaje a lo largo de The Line se realizará a través de trenes de alta velocidad, y el trayecto más largo nunca será de más de 20 minutos, afirman los desarrolladores.

También te puede interesar  Gobernador de Texas inaugura tramo de su muro fronterizo

Además, Neom será el hogar de Oxagon, una ciudad de 7km sobre el agua, lo que la conviertirá en la estructura flotante más grande del mundo.

El director ejecutivo de Neom, Nadhmi al Nasr, ha dicho que la ciudad portuaria dará la bienvenida a sus primeros inquilinos fabricantes a principios de 2022.

El centro industrial flotante Oxagon es solo uno de los componentes planificados de Neom.

Su sitio web, que a veces parece sacado de una novela de ciencia ficción, afirma que la primera fase del megaterritorio se completará en 2025.

Esa es la visión. La realidad, por ahora, es más modesta.

Una imagen de satélite muestra que se ha construido una sola plaza en el desierto.

Además de hileras de viviendas, cuenta con dos piscinas y un campo de fútbol.

Ali Shihabi dice que este es el campamento para el personal de Neom, pero no estamos en el terreno para verificarlo.

Una imagen satelital de una plaza del proyecto Neom en el desierto.

Pero ¿qué tan factible es construir una ciudad de vanguardia que esté a la altura de sus credenciales ecológicas en medio del desierto?

La doctora Manal Shehabi, experta en energía de la Universidad de Oxford, dice que para evaluar cuán sostenible puede ser Neom hay que tomar en consideración muchos aspectos.

Por ejemplo: ¿se producirán los alimentos localmente en un sistema que no utilice una cantidad excesiva de recursos o dependerá de las importaciones de alimentos del exterior?

El sitio web afirma que Neom se convertirá en la ciudad más autosuficiente en alimentos del mundo.

Plantea una visión para la agricultura vertical y de invernaderos, revolucionaria para un país que actualmente importa alrededor del 80% de sus alimentos.

Hay dudas sobre si esto se puede hacer de manera sostenible.

Material publicitario imagina un invernadero para dar de comer a Neom.

Los críticos acusan al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman, la fuerza impulsora detrás de Neom, de lavado verde o greenwashing: hacer grandes promesas sobre el medioambiente para distraer la atención de la realidad.

El gigaproyecto ecológico es parte de la visión del príncipe heredero de una Arabia Saudita más verde.

Inicialmente, eso se vio como un gran paso adelante en la comunidad climática, pero no resistió el escrutinio, dice Joanna Depledge, experta en negociaciones internacionales sobre cambio climático de la Universidad de Cambridge.

El material publicitario sugiere que un mar de paneles solares proporcionará energía inagotable.

Me parece muy impactante que Arabia Saudita todavía parezca pensar que puede continuar explotando y extrayendo este petróleo en este contexto actual, dice Depledge.

Las emisiones de un país provienen del combustible que quema, más que del combustible que produce. De manera que, si un país como Arabia Saudita produce millones de barriles al año y los envía a otros países, el reino no tiene que contarlos.

También te puede interesar  Regulador europeo aprueba vacuna Novavax en medio de advertencias sobre ómicron

Incluso a nivel nacional, Arabia Saudita tiene un largo camino por recorrer: aunque su último objetivo apunta a que el 50% de la electricidad se genere con energía renovable para 2030, solo alrededor del 0,1% de la electricidad se generó de esta manera en 2019.

Los defensores de Neom dicen que es necesario comenzar de nuevo y construir una ciudad inteligente y sostenible impulsada por energía eólica y solar, con agua provista por plantas de desalinización libres de carbono.

Arabia Saudita necesita un poco de pensamiento creativo, porque Medio Oriente se está quedando sin agua, dice Ali Shihabi, del Consejo Asesor de Neom.

Arabia Saudita es un país árido y aproximadamente la mitad de su agua se produce a través de plantas de desalinización, una instalación industrial que extrae la sal del agua, que funciona con combustibles fósiles.

Es un proceso costoso y el subproducto, una suspensión de salmuera y productos químicos tóxicos, se desecha en el mar, con consecuencias perjudiciales para los ecosistemas marinos.

Humo sale de una planta desalinizadora de agua de mar en Arabia Saudita.

El proceso de desalinización de Neom se alimentará con energía renovable y la salmuera, en lugar de verterla al mar, se utilizará como materia prima industrial.

Sólo hay un problema: el uso de energías renovables con plantas desalinizadoras nunca ha tenido éxito.

Shihabi admite que Neom es un proyecto experimental piloto, pero si podemos resolver el problema del agua en Medio Oriente, si este proyecto funciona, todo lo que Neom ha hecho valdrá la pena.

Y hay grandes preguntas sobre para quién es Neom.

El terreno desolado entre la costa del mar Rojo y la frontera montañosa de Jordania puede haber parecido el lienzo en blanco perfecto para construir un mini-Estado. Sin embargo, ya hay gente viviendo allí, miembros de la antigua y tradicionalmente nómada tribu beduina huwaitat.

El proyecto promete crear empleos y generar riqueza en esta región subdesarrollada, pero hasta ahora la población local no ha visto ningún beneficio.

Activistas de derechos humanos dicen que dos pueblos han sido despejados y 20.000 huwaitat expulsados ​​por la fuerza, sin compensación adecuada, para construir la megaciudad.

Los esfuerzos para desplazar a la fuerza a la población indígena violan todas las normas y reglas del derecho internacional de los derechos humanos, dice Sarah Lea Whitson, directora ejecutiva de Democracy for the Arab World Now.

Un hombre incluso fue asesinado. En abril de 2020, Abdulrahim al Huwaiti se negó a ser desalojado de su casa en Tabuk y comenzó a publicar videos en línea. Días después, las fuerzas de seguridad saudíes le dispararon, como había predicho que sucedería.

Abdul Rahim al Huwaiti publicó videos en línea diciendo que esperaba que lo mataran.

El portavoz de la embajada saudí en Washington DC, Fahad Nazer, cuestiona las acusaciones de remoción forzosa de huwaitat, aunque no cuestionó el asesinato de Al Huwaiti, descartándolo como un incidente menor.

También te puede interesar  El viaje de Carol a QAnon: lo que Facebook sabía sobre cómo radicalizaba a usuarios

Los ingeniosos esfuerzos de relaciones públicas de Neom, parte de un impulso por atraer turistas para diversificar la economía saudí, también han dado paso a críticas.

Llamativos videos promocionales muestran todo el brillo y el glamur de una ciudad cosmopolita con sus propias leyes y fuerzas de seguridad, un territorio independiente de la vieja guardia que gobierna Arabia Saudita.

Pero los críticos dicen que el proyecto atenderá principalmente a los muy ricos.

Las imágenes de satélite muestran un helipuerto y un campo de golf entre los primeros proyectos de construcción.

Una imagen de satélite muestra que se ha construido parte de Neom, incluido un campo de golf y un helipuerto.

Ali Shihabi afirma que la ciudad albergará a todos, desde trabajadores hasta multimillonarios, aunque admite que no es así como se ha percibido.

Creo que el problema de Neom es que ha fallado en su estrategia de comunicación, dice. La gente piensa que es sólo un juguete de un hombre rico.

Comenzar este viaje hacia un futuro más verde no ha sido fácil, pero no estamos evadiendo decisiones difíciles, aseguró Mohammed bin Salman. Rechazamos la falsa elección entre preservar la economía y proteger el medio ambiente.

Neom es claramente parte de esta visión. Pero hasta ahora, los sauditas están evitando la decisión más difícil de todas: alejarse de la producción de combustibles fósiles.

Cerrar los grifos será complicado, dice Manal Shehabi, experta en energía de la Universidad de Oxford.

Creo que sería muy difícil desde una perspectiva económica esperar que un país que depende tanto del petróleo y el gas, de repente deje de usarlo y de explotar los recursos que tiene.

Los sauditas dicen que están respondiendo a las necesidades energéticas del mundo.

La realidad es que la demanda de hidrocarburos en todo el mundo sigue ahí, dice el portavoz de la Embajada saudita Fahad Nazer.

Una instalación petrolera en el puerto de Jubail, en el noreste del Golfo de Arabia Saudita.

Así fue en la COP26.

Arabia Saudita intervino de manera muy intensa tratando de señalar incertidumbres, costos, impactos naturales, para minimizar la urgencia del problema del cambio climático, dice Depledge, quien siguió de cerca las negociaciones en Glasgow.

Este es en gran medida el tipo de retórica y el tipo de lenguaje que Arabia Saudita ha estado promoviendo desde el comienzo de las negociaciones sobre el cambio climático.

Pero Fahad Nazer, el portavoz del gobierno, niega las acusaciones de lavado verde e insiste en que Arabia Saudita se dirige hacia un futuro verde.

Y aunque quedan dudas sobre si Neom cumplirá sus promesas, Ali Shihabi nos invita a reservar un condominio en The Line, antes de que otros lo hagan.

Comments