Se estima que durante el conflicto la menos unos 19.000 menores de edad fueron reclutados por grupos armados ilegales, en especial por las FARC.

Duarte, de 32 años, entró a sus 12 a la guerrilla, donde estuvo 15 años. Ahora, tras la desmovilización, es escolta en un a organización estatal.

Duarte y Kelly Patricia se conocieron en la guerrilla. Se enamoraron y se casaron. Su historia fue motivo de un documental, Amor Rebelde, del director bogotano Alejandro Bernal.

Se estima que durante el conflicto la menos unos 19.000 menores de edad fueron reclutados por grupos armados ilegales, en especial por las FARC.


Eso en lugar de estar mejorando, está empeorando, dice Oscar Duarte, un exguerillero colombiano, cuando le pregunto si las razones por las cuales se enfiló en la insurgencia cuando era niño siguen vigentes.

De 32 años, Duarte fue uno de los 13.000 soldados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que firmaron un acuerdo de paz con el Estado el 26 de septiembre de 2016, hace ahora cinco años.

El excombatiente habla desde San José del Guaviare, una pequeña ciudad que fue bastión guerrillero y ahora acoge a una gran cantidad de desmovilizados.

Hoy la pasamos súper poderoso, señala Duarte, que trabaja como escolta en una institución estatal. Estamos bien, con nuestras familias que dejamos abandonadas por tanto tiempo.

Final de Quizás también te interese

Duarte, también conocido por su nombre de guerra, Cristian, ahora es padre y está casado con Kelly Patricia, una exguerrillera que conoció durante el conflicto.

En la guerra se hacía todo lo que se hace en el campo, dice él. Se consigue novia, se toma, se baila, se hace la misma vida que en la ciudad, pero en la selva, con normas y con un fusil al hombro prácticamente todo el tiempo, relata.

La historia de cómo se conocieron y se enamoraron fue convertida en un documental, Amor rebelde, del director Alejandro Bernal, que se estrena en octubre.

Duarte explica que, incluso ahora, cinco años después de haberse desmovilizado, la mayor parte de su vida fue en guerra, debido a que su entrada a las FARC se dio cuando tenía 12 años.

Yo a la guerrilla no entré por obligación, entré a conciencia, pero también es cierto que tampoco tuve otra opción, porque si no entraba, me iban a matar y si me salía, también, explica.

Duarte, de 32 años, entró a sus 12 a la guerrilla, donde estuvo 15 años. Ahora, tras la desmovilización, es escolta en un a organización estatal.

El reclutamiento de menores fue una faceta central del conflicto armado que el Estado colombiano libró contra movimientos insurgentes durante 60 años.

Un estudio publicado recientemente por el Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga concluyó que el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes fue una práctica sistemática que buscaba ensanchar los ejércitos de la guerra, sobre todo de las FARC.

Al menos 13.000 menores fueron reclutados durante el conflicto, dice el informe, y la mayoría de ellos cuando tenían menos de 15 años, que es el límite establecido por los protocolos de derecho internacional para declarar el reclutamiento de jóvenes un delito de lesa humanidad.

La Jurisdicción Especial para la Paz, una corte de justicia transicional producto del acuerdo de paz, ha dicho que investiga casi 19.000 casos de reclutamiento forzado de menores durante el conflicto.

Ni en sus momentos de mayor apogeo las FARC tuvieron un número similar de soldados activos.

Muchos menores de edad ingresamos a conciencia, la mayoría. Pero hubo otros (niños) que no les quedó otra opción porque les mataban a los padres, asegura Duarte.

En su caso, entró a la guerrilla por una razón clara: el paramilitarismo, el ejército contrainsurgente que, según datos oficiales, generó más muertes que cualquier otro grupo armado en Colombia.

La gente joven tenía dos opciones para que los paramilitares no los mataran: o seguían sus ordenes o se escapaban y se unían a la guerrilla; no había de otra, asegura.

¿Pero acaso las guerrillas no imponían también sus lógicas al igual que los paramilitares?, le pregunto.

Y responde: Las normas de la guerrilla eran no robar, no fumar marihuana, no entrar en vicios, pero cuando entran los paramilitares, ya ellos no van a hacer lo mismo, porque ellos llegaron a presionar, a tildar a la gente de guerrillera, a imponer la bota militar, a crear el terror.

Y eso —justifica— nos obligó a las juventudes a buscar las armas.

Duarte y Kelly Patricia se conocieron en la guerrilla. Se enamoraron y se casaron. Su historia fue motivo de un documental, Amor Rebelde, del director bogotano Alejandro Bernal.

Duarte nació en la Vereda de la Cumbre, una zona remota en las faldas de la cordillera oriental de Colombia, en el departamento del Meta. Sus padres vivían del campo, en especial de la recolección de café.

La vida y la educación en el campo es muy dura, señala. Para ir al colegio, me cuenta, tenía que desplazarse durante tres o cuatro horas al día.

Lo que recuerdo es que mi niñez fue ayudar por ahí en la finca y hacer bulla (ruido) y hacer desorden por ahí, añade.

Y en ese contexto de amenaza paramilitar y vida precaria en el campo, no falta el amigo que viene y le dice a uno que camine para la guerrilla, y me fui.

Después de unirse a las FARC, perdió contacto con sus padres durante 15 años. Si los llamaba, si les dejaba saber que estaba vivo, existía la posibilidad de que los paramilitares tomaran represalias contra ellos.

Yo me quedé en la guerrilla no porque creyera que íbamos a tomarnos el poder, sino porque tenía el miedo de que yo los comprometiera a ellos (su familia), explica.

Y añade: Muchos otros (niños) llegaban (a la guerrilla) porque no tenían con quién estar, porque se sentían solos, y porque en el campo hay unas necesidades muy grandes.

Duarte sigue pensando que la desigualdad, la exclusión y la corrupción, es decir, las razones por las cuales tenía simpatía con el discurso marxista, siguen siendo una razón para luchar contra el Estado.

Pero con el tiempo aprendió que la guerra no era una solución para eso, dice, porque se llegó a un término de demasiadas muertes.

Caí en la cuenta de que la guerra la viven los campesinos, los pobres del ejército y los pobres de la guerrilla, mientras que los ricos estaban allá sentados en su oficina riéndose, acota.

Los pobres nos estábamos matando entre nosotros, y eso sí que no tiene sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Francia: Suspenden a miles de trabajadores de la salud por no vacunarse contra Covid-19

Francia dijo que es una obligación gubernamental vacunarse contra el Covid-19 por lo que los trabajadores del sector que no lo hicieron están suspendidos.

Familia denuncia acoso y racismo de un vecino: Nos pone ruidos de monos”

Jannique Martinez acusa que ella y su familia han sido víctimas de un vecino que los agrede por su color de piel.

Los neerlandeses, los más altos del mundo, se están encogiendo (y los científicos investigan la razón)

No hay una explicación clara de por qué la última generación de hombres holandeses ha perdido un promedio de 1 cm de estatura y las mujeres 1,4 cm.

Demasiado bla, bla, bla en 30 años”; Greta Thunberg critica el pobre actuar de líderes mundiales en cambio climático

Greta Thunberg lamentó que se ha prometido mucho, pero se ha hecho poco en casi tres décadas desde la histórica Cumbre de la Tierra.

Boda termina en tragedia al dejar a más de 65 personas intoxicadas

Una boda en Yamasá, República Dominicana terminó en una tragedia luego de más de 65 personas resultaron intoxicadas con los alimentos.

Italia: Detienen a sacerdote que usó limosnas para comprar drogas

El sacerdote Francesco Spagnesi, fue detenido al ser acusado de vender e importar de drogas.

El Salvador aplicará vacunas contra Covid-19 a niños de 6 a 11 años

El Salvador pretende vacunar a 600 mil niños de este sector.

Dinamarca propone trabajo obligatorio a inmigrantes

El trabajo está destinado a los inmigrantes que llevan de tres a cuatro años en Dinamarca y que han recibido ayuda social

La peligrosa ruta hacia el aeropuerto de Kabul que enfrentan quienes intentan huir de Afganistán

A medida que miles de personas intentan huir de Afganistán, la principal carretera de acceso al aeropuerto de la capital se ha vuelto cada vez más peligrosa.

La Luz del Mundo: aplazan hasta mayo de 2022 el juicio contra Naasón Joaquín

El juicio en contra del líder de La Iglesia de la Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, fue aplazado hasta mayor de 2022.