Washington. — La capital estadounidense es una ciudad burocrática, rígida y tecnócrata, menos dada a los baños de masas caóticos de lugares como Nueva York. El AMLOFest que se pudo organizar en la Gran Manzana era impensable, y resultó desangelado, con menos afluencia de la de hace unos días. Eso sí, en fervor no gana nadie a los seguidores del presidente mexicano. No tendrían algo parecido a un festival del obradorismo, pero, ¿qué más da?, si el único objetivo es mostrar al presidente Andrés Manuel López Obrador que en Estados Unidos tiene orgullosos y fieles seguidores, capaces de hacer cualquier cosa para gritar a los cuatro vientos el amor por su figura. Es probable que no hubiera ni un centenar en su conjunto, la mayoría organizados bajo la bandera del comité de Morena en Nueva York, todos uniformados con chamarras conmemorativas de cuando López Obrador fue a Nueva York el 8 de noviembre, y mariachis, que nunca fallan en estas ocasiones. No hubo el entusiasmo de las imágenes de cuando López Obrador fue a presidir el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con centenares de personas en las plazas, expectantes por la promesa de un video en el que el Presidente se dirigiera a ellas. A Angélica le tomó seis horas de viaje por carretera desde Carolina del Norte llegar cerca de la Casa Blanca y estar presente en el momento en que pasara la comitiva: Pensé que habíamos llegado y ya había terminado”, confiesa al ver tan poca gente a la espera del Presidente. Angélica tiene claro el por qué están en la capital de Estados Unidos con su marido y su hijo: Estamos muy orgullosos de él”, dice en referencia a López Obrador. Claro que le gustaría que tuviera tiempo para hablar con los paisanos en el país, explica, porque sería un contacto más directo con la gente de aquí”, pero en el fondo tampoco le importa tanto. Rompió las reglas, salió a saludar a la gente”, apunta en referencia a lo que hizo en Nueva York. Lo dice sin saber que López Obrador, también en Washington, hizo justamente ese mínimo gesto unas horas antes. Por la mañana, mientras esperaba la llegada del primer ministro canadiense Justin Trudeau, López Obrador escuchaba dentro del Instituto Cultural Mexicano una serenata que incluyó El rey y México lindo y querido. Como si fuera una estrella de rock, de repente se abrió una ventana y apareció ahí el Presidente, de brazos abiertos. Valió la pena para la treintena de seguidores encajonados en los límites marcados por el Servicio Secreto de Estados Unidos. Tras el saludo y la primera visión casi celestial del Presidente, llegaba la espera. En los alrededores se pasaba el tiempo llenando el estómago con tamales y refrescos, charloteando con los paisanos o solidarizándose con un grupo de centroamericanos que pedían residencia legal en Estados Unidos. Esperemos que nos ayude a hacer una reforma migratoria para todos los que tenemos muchos años aquí”, dice Angélica, al resumir el sentimiento de la mayoría de los que están en la plaza. Entre los que se pasean para pasar el tiempo, entre mariachis, miembros del comité de Morena en Nueva York y sombreros mexicanos, está Misael. No viene de lejos, vive en Baltimore, pero hay algo que lo hace destacar: porta a modo de estandarte el libro A la mitad del camino, que por fin tiene en sus manos tras pedirlo por internet hace dos meses. Lleva pocas páginas leídas, pero ya tiene un veredicto: es como un resumen de las mañaneras, espacio que no se pierde ningún día. Lleva incluso la cuenta: 634 (o al menos ese es su cómputo). Misael no le pide nada al Presidente, le vale simplemente que haya levantado el orgullo de ser mexicano en Estados Unidos. Es el primero que nos llama héroes. ¡Héroes!”, exclama, orgulloso de todo lo que el Presidente ha hecho por México, aunque no da más detalles.


Washington. — La capital estadounidense es una ciudad burocrática, rígida y tecnócrata, menos dada a los baños de masas caóticos de lugares como Nueva York. El AMLOFest que se pudo organizar en la Gran Manzana era impensable, y resultó desangelado, con menos afluencia de la de hace unos días.

Eso sí, en fervor no gana nadie a los seguidores del presidente mexicano. No tendrían algo parecido a un festival del obradorismo, pero, ¿qué más da?, si el único objetivo es mostrar al presidente Andrés Manuel López Obrador que en Estados Unidos tiene orgullosos y fieles seguidores, capaces de hacer cualquier cosa para gritar a los cuatro vientos el amor por su figura.

Es probable que no hubiera ni un centenar en su conjunto, la mayoría organizados bajo la bandera del comité de Morena en Nueva York, todos uniformados con chamarras conmemorativas de cuando López Obrador fue a Nueva York el 8 de noviembre, y mariachis, que nunca fallan en estas ocasiones.

No hubo el entusiasmo de las imágenes de cuando López Obrador fue a presidir el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con centenares de personas en las plazas, expectantes por la promesa de un video en el que el Presidente se dirigiera a ellas.

A Angélica le tomó seis horas de viaje por carretera desde Carolina del Norte llegar cerca de la Casa Blanca y estar presente en el momento en que pasara la comitiva: Pensé que habíamos llegado y ya había terminado”, confiesa al ver tan poca gente a la espera del Presidente.

Angélica tiene claro el por qué están en la capital de Estados Unidos con su marido y su hijo: Estamos muy orgullosos de él”, dice en referencia a López Obrador. Claro que le gustaría que tuviera tiempo para hablar con los paisanos en el país, explica, porque sería un contacto más directo con la gente de aquí”, pero en el fondo tampoco le importa tanto.

Rompió las reglas, salió a saludar a la gente”, apunta en referencia a lo que hizo en Nueva York. Lo dice sin saber que López Obrador, también en Washington, hizo justamente ese mínimo gesto unas horas antes.

Por la mañana, mientras esperaba la llegada del primer ministro canadiense Justin Trudeau, López Obrador escuchaba dentro del Instituto Cultural Mexicano una serenata que incluyó El rey y México lindo y querido. Como si fuera una estrella de rock, de repente se abrió una ventana y apareció ahí el Presidente, de brazos abiertos. Valió la pena para la treintena de seguidores encajonados en los límites marcados por el Servicio Secreto de Estados Unidos.

Tras el saludo y la primera visión casi celestial del Presidente, llegaba la espera. En los alrededores se pasaba el tiempo llenando el estómago con tamales y refrescos, charloteando con los paisanos o solidarizándose con un grupo de centroamericanos que pedían residencia legal en Estados Unidos.

Esperemos que nos ayude a hacer una reforma migratoria para todos los que tenemos muchos años aquí”, dice Angélica, al resumir el sentimiento de la mayoría de los que están en la plaza.

Entre los que se pasean para pasar el tiempo, entre mariachis, miembros del comité de Morena en Nueva York y sombreros mexicanos, está Misael. No viene de lejos, vive en Baltimore, pero hay algo que lo hace destacar: porta a modo de estandarte el libro A la mitad del camino, que por fin tiene en sus manos tras pedirlo por internet hace dos meses.

Lleva pocas páginas leídas, pero ya tiene un veredicto: es como un resumen de las mañaneras, espacio que no se pierde ningún día. Lleva incluso la cuenta: 634 (o al menos ese es su cómputo).

Misael no le pide nada al Presidente, le vale simplemente que haya levantado el orgullo de ser mexicano en Estados Unidos.

Es el primero que nos llama héroes. ¡Héroes!”, exclama, orgulloso de todo lo que el Presidente ha hecho por México, aunque no da más detalles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Guardia Nacional detiene a más migrantes en Chiapas

La Guardia Nacional interceptó otra caravana migrante en Chiapas y detuvo a algunas personas.

Emilio Lozoya: juez lo cita en Reclusorio Norte; busca prórroga en caso Agronitrogenados

La defensa de Emilio Lozoya busca un aplazamiento del caso hasta octubre o noviembre para concretar el acuerdo con la FGR

López-Gatell rechaza que se vaya a imponer vacunación en menores ante el regreso a clases

El subsecretario de Salud explicó que los menores de 18 años tienen un riesgo de enfermedad muy muy muy muy bajo

Gobierno ignora crisis educativa en el presupuesto; las cuentas no cuadran”, asegura México Evalúa

De acuerdo con el investigador Marco Fernández, el gobierno no está dando la importancia que requiere al sistema educativo y en cambio, prioriza sus iniciativas como el Ten Maya y la refinería Dos Bocas

Hombre se mata y envenena a sus 13 perros para no dejarlos desamparados

El hombre que se mató era un adulto mayor con cáncer terminal que decía vivir por sus perros

Alista INE elecciones en 6 estados para el 2022

Democracia no para y nosotros tampoco, el 30 de septiembre se instalarán consejos, dice

La niña Zulma tiene esperanza por las declaraciones de López-Gatell sobre la vacunación

El presidente a veces esta mal informado, dijo Zulma acerca de las declaraciones del mandatario sobre la vacunación pero se dijo optimista del cambio de pensamiento del gobierno federal

Vicente Fox critica a la FGR; acusa que hay venganza contra Ricardo Anaya

Lo que tienen que hacer para vengarse, usar la ley como trapeador”, escribió Vicente Fox en redes sociales

Ricardo Monreal: No quiero pelear con AMLO, vamos a ganar a la buena”

Ricardo Monreal reiteró sus intenciones de ser candidato de Morena para la presidencia de México en 2024

AMLO ve cerca el regreso a la normalidad por pandemia de Covid-19

AMLO inauguró la Feria Aeroespacial México 2021 en el aeropuerto de Santa Lucía Felipe Ángeles”